Tengo miedo

¿Tienes miedo?

No estás solo. No temas. Muchas veces sentimos miedo y es normal, eres igual que yo, que él, que ella, que ellos. El miedo es parte de nuestra forma de ser, si es cierto, quizás de nuestra forma de ser primitiva, cuando temíamos morir de hambre, de frío, es nuestro instinto animal de supervivencia lo que nos hace sentir miedo, nos constituye.

url.jpg

Sabías que hay muchos tipos de miedos?

Miedo al fracaso laboral
Miedo a la enfermedad
Miedo a la pobreza
Miedo a la muerte

Y aunque no me creas tenemos:

Miedo a ser feliz
Miedo al éxito
Miedo a destacarnos
Miedo a la prosperidad

Pero iremos luego viendo estos miedos.

¿Sabes algún miedo más? Compártelo, anda escribe abajo.

Humildemente creo que todos estos y algunos otros más, se pueden resumir en uno solo: el medio a PERDER.

Perder ese algo que consideramos que nuestro, que en realidad quizás nunca lo fue, sino que en realidad es prestado sólo por un momento, pero asumimos que es nuestro. Y tenemos miedo de perderlo, de que no esté más y al perderlo quedarnos “desnudos”.

A lo largo del tiempo he podido aprender y descubrir, que hay algo maravilloso en cada uno de nosotros, que no se puede cuantificar, que no se puede tocar, pero que está con nosotros todo el tiempo. Una divinidad de la cual somos parte.

Nuestro mayor miedo es a lo desconocido, a eso que no sabemos que puede llegar a hacernos. Y nuestro mas grande miedo es a la muerte, miedo a ese lugar, del cual nadie ha regresado para contarnos como es. Pero a pesar de que nadie ha ido por un tiempo largo y regresado a contarnos, hay muchas personas de distintas épocas, países y genero, que han vivido experiencias en las que han dejado el cuerpo físico y han ido a otro lugar, y lo más asombroso es que han comentado vivencias similares. De más está decir que al regresar, volvieron siendo personas totalmente diferentes y con propósitos de vida totalmente diferentes.

Pero regresando al tema del miedo, podemos decir que ese miedo muchas veces se traduce en algún otro miedo, que nos paraliza, que no nos permite ser felices, no nos permite disfrutar de las cosas bellas de la vida, no nos permite compartir, ni colaborar con el otro.

El sistema en el cual hemos ido evolucionando, nos enseñó que todo “termina”, que todo tiene un fin, que todo es escaso, y porque es escaso, el que lo tome primero gana y el otro pierde. Por lo tanto, nos enseñaron a competir contra el otro, y la competencia es feroz, porque alguno va a perder y ahí comienzan nuestros miedos.

Sin embargo, no hemos venido a competir. Hemos elegido venir a aprender, hemos elegido venir a colaborar, hemos venido de acuerdo a un plan, que nosotros mismos hemos creado, en otro lugar en otro momento.

Mas adelante me ocuparé de escribir sobre los miedos cotidianos, como descubrirlos, como reconocerlos, como comenzar a trabajar con ellos (no contra ellos).

Pero hoy quiero ocuparme de ayudarte a ver luz, a pesar de todo. Quiero hablarte de que siempre hay una continuidad en todas las cosas y de que somos capaces de liberarnos del miedo si sabemos esta verdad. De que hay esperanzas de levantarnos una mañana, mirar al cielo y respirar profundo, y conectarte con Dios, con el mundo, con los demás, pero sobre todo conectarte contigo mismo.

Sabes…cuando descrubimos que en realidad no hay un final, que no hay un lugar donde todo acaba, sino que descubrimos que todo vuelve a renacer, y que aquellos que hoy no están con nosotros de manera física, siguen estando de otra forma, de una manera que nuestros ojos no pueden ver, pero que nuestro corazón si puede sentirlo, si permitimos que la verdadera luz ilumine nuestro ser interior.

No somos seres finitos o escasos, somos infinitos y llenos de luz. Muchos maestros lo han dicho muchas veces. Sin embargo, el sistema en el cual estamos inmersos no nos deja ver con claridad y ese mensaje parece hoy no tener ninguna verdad. Pero hoy más que nunca debemos volver a creer.

Eres un ser especial, único, invalorable, precioso, creado por Dios para que aprendas muchas cosas, y por sobre todas las cosas que seas feliz, pero feliz de verdad, siendo feliz sin necesidad de nada, sólo siendo lo que te propusiste ser antes de llegar a este lugar.

Hoy quizás llegaste a este lugar porque sientes miedo por alguna situación, o porque un problema agobia tu vida. Quizás ese problema que te hace sentir miedo, no se puede resolver ahora, aquí en este mundo, es por eso que quiero compartir contigo, que siempre todo continua, nada se acaba. Todo renace. Busca las fuerzas y las encontrarás.

Y si el problema tiene solución, entonces seguramente encontrarás la manera de salir adelante, debes confiar en ti, debes saber que puedes salir adelante, que eres capaz de cosas maravillosas y algún día mirarás hacia atrás, y mirarás sobre el camino superado.

No temas, todo está estará bien, todo continua, todo renace. Estamos conectados unos con otros y no estamos solos.

No temas, no estás solo aunque no haya nadie alrededor tuyo de forma física. Abre tu corazón y deja fluir en ti la luz, que pronto llegará de alguna manera.

Somos seres de luz, somos energía, somos capaces de muchas maravillas, y tienes mucho para dar todavía.

Todo saldrá bien! No temas!

Nos vemos en el próximo post y escribe y comparte.

Un abrazo grande y afectuoso

Mejorar y crecer.com

Deja un comentario