¿Te gusta ayudar? Deberías ver esto

Saber ayudar, requiere conocimiento

Muchas veces tenemos el buen deseo de ayudar a las personas. Es un acto noble. Sin embargo, te ha sucedido alguna de estas dos cosas?

  1. Que al querer ayudar te dijeron que no te metas
  2. No confiaron en tu habilidad para ayudar

Si es así deberías mirar el video que te mostramos a continuación

Muchas veces las personas no están en su mejor momento para ser ayudadas, es como que todo lo que les digamos, les entre por un oído y les sale por el otro.

Esto se debe a que muchas veces las personas no están receptivas a recibir ayuda en el momento en que nosotros queremos darla, sino que la van a aceptar en el momento en que ellos la consideren necesaria.

Esto es algo que debemos respetar y dar lugar a la persona, si para ellos no es es el momento apropiado.

Pues si insistimos demasiado, pueden darse dos situaciones:

  1. Que la persona se termine enojando con nosotros por nuestra insistencia en el tema y/o
  2. Que termine armando una barrera, y al fin al cabo, no nos dará lugar en el futuro, para poder recibir nuestro consejo. Es decir, el enojo puede crear una ruptura en la relación.

Si en realidad queremos ayudar a esa persona pues sentimos un aprecio muy grande, haremos los posible para estar a su lado, para estar presente en el momento en que se haga consiente de que necesita ayuda y nos la pida y acepte.

En el caso de que te esté afectando la situación, entonces deberías buscar ayuda para sobre llevar la situación de la mejor manera posible y que recibes tú la ayuda necesaria, recibiendo herramientas para poder crear el vínculo necesario, para ayudar a esa persona que aprecias.

En el mientras tanto, debemos ser fuertes para que la situación no nos afecte a nosotros, pues sino no podremos ser de ayuda realmente.

Otro caso es que a veces queremos ayudar pero no tenemos las herramientas o los conocimientos para ayudar a las personas, y queremos ayudar sólo desde nuestro punto de vista. Y quizás por esa razón las personas no quieren tu ayuda pues no tienes credibilidad en el tema. Si sucede esto no te ofendas, si tu consejo no es recibido.

Por ejemplo, si tienes un amigo que está con problemas de dinero, y tu estás en banca rota todos los meses. ¿Crees que tienes la autoridad para dar consejos financieros? Seguramente que no. Pero si lo puede credibilidad alguien que ha creado un negocio y tiene un buen pasar económico.

Por esta razón si queremos ayudar a la persona con problemas, lo que podemos hacer es buscar a alguien que SI realmente conozca y sepa resolver el problema de nuestro amigo.

Es decir, que no siempre uno tiene la respuestas al querer ayudar, y eso es normal. Ayudar no significa que tu des las respuestas, muchas es mejor la ayuda encontrando a alguien que si puede resolver el problema. Podemos buscar la ayuda idónea.

Conclusión

  1. No ofenderse si nuestra ayuda no es tomada en el momento en que nosotros queremos. Quizás la persona no está receptiva en ese momento.
  2. Da lugar a que la gente te pida ayuda.
  3. Si la situación te afecta a ti, y no puedes hacer nada, busca ayuda para ti primero para sobre llevar la situación y que no te afecte.
  4. Si no conoces la manera de ayudar, no inventes pues sólo lo harás desde tu experiencia, des tú punto de vista y quizás no sea el mejor (ser humilde), busca ayuda en personas que saben resolver de verdad la problemática.
  5. Si te gusta ayudar, busca la forma de aprender herramientas y habilidades, para tener más opciones y formas, para ser una real ayuda.

Comparte si te gustó. Muchos éxitos

Un abrazo

Gabriel

 

 

Deja un comentario