Como nos impacta la niñez

Como nos Impacta la Niñez

Lo que vivimos en la niñez, tiene consecuencias como adultos

Como dicen las personas muy estudiosas del comportamiento humano, nuestro comportamiento como adultos está fundamentado en las imágenes, enseñanzas y comportamientos que hemos incorporado de niños, precisamente entre los 2 y 10 años.

Uno de estos estudiosos es Napoleón Hill. Te recomiendo leas bibliografía de este autor.

Vos y yo venimos a este mundo con las mismas posibilidades y capacidades cerebrales, siempre hablando de seres humanos promedio.

Podríamos decir que todos venimos a este mundo con la misma “caja de herramientas” completa y sin uso.

Pero a medida que vamos creciendo, a medida que vamos recibiendo educación de nuestros padres, a medida que vamos teniendo experiencias, la escuela nos adoctrina, vamos utilizando algunas herramientas más que otras.

Quizás algunas, nunca supimos que estaban allí y quizás en toda nuestra vida nunca llegamos a utilizarlas.

Cada experiencia que vivimos hace que utilicemos una “herramienta” más que otra, por eso la formación que hayamos recibido en nuestra niñez es muy importante, es lo que nos marcó, para el futuro como seres humanos adultos.

Por ejemplo, cuando dos niños de las mismas condiciones físicas y mentales, vienen al mundo pero uno de ellos es criado en un ambiente de armonía, paz, amor, tolerancia, de constante motivación y ayuda para que no se de por vencido ante los fracasos de la vida, seguramente este niño tiene mayor probabilidad de que se comporte de la misma manera en el futuro y lo trasmita eso a sus hijos.

Si al otro niño, a pesar de tener las mismas capacidades, lo dejáramos en un ambiente de crianza hostil, donde la enseñanza sea sobrevivir a toda costa, donde existe la ley del más fuerte, ese niño aprende lo que ve, y de esa manera se va a 4comportar en el futuro, pues eso es lo que aprendió, ese fue su “mundo”.

Por lo tanto, nuestra tarea como padres, como educadores, como mentores, es la de incentivar a nuestros niños a ser seres de bien, con valores morales y éticos, con honestidad y respeto por si mismos y por el prójimo.

No deberíamos decirles que las frustraciones y “malas” experiencias que quizás hemos vivido serán las mismas para ellos. Por el contrario, debemos promoverlos a cambiar para ser cada día un poco mejor de lo que fueron el día anterior.

Cuando queremos que un niño cambie y mejore, no deberíamos hacer comparaciones con otros niños, ni poner de ejemplo a otros o sus propios hermanos, pues eso no genera entusiasmo para cambiar, todo lo contrario, genere resentimiento y odio.

¿Que sentimos cuando nos comparan con otros? Si no te gusta y te causa enojo entonces no es bueno. En realidad, en mi opinión, la comparación debe ser con uno mismo: ¿Cómo es mi ser de hoy comparado con mi mismo pero de ayer”.

Motivar con frases como:

  • “Hey… que bueno…hoy leíste mejor que ayer!!”
  • “Que bien hoy tu rendimiento físico fue mejor que el de la clase anterior!!”

Seguramente habrá alguien mejor, pero ese no es el caso, y no porque haya alguien verdaderamente superior, no significa que no puedas festejar tus avances, por más pequeños que sean.

Esto no implica que cuando debemos ayudar a ver que algo se está haciendo mal seamos firmes en la explicación de los incorrectamente hecho.

Estamos hablando que desmotivar constantemente y ver y resaltar siempre lo malo de una persona no es alentador. Pero cuando se hacen cosas incorrectas hay que hacerlas notar.

Cuando miramos a alguien debe ser para admirar y para querer llegar a ser como esa persona, más esto lleva tiempo y dedicación. Paciencia y esfuerzo.

Los temores, debemos saber, son parte de la constitución humana, y que también muchas veces son inexistentes, y son sólo un resultado de nuestra imaginación, son la consecuencia de estas enseñanzas que hemos recibido en nuestra niñez.

¿Qué opinas de esto?

Gabriel

Mejorar y Crecer

Deja un comentario