7 Consejos antes de dejar tu trabajo y dedicarte full time a tu Negocio

7 Consejos antes dejar tu trabajo y dedicarte full time a tu negocio.

Antes de dejar tu trabajo principal para montar tu negocio hay una lista de pasos que puedes dar sin renunciar a una fuente de ingresos fija.

Seguramente llegará el punto de no retorno en el que tendrás que invertir el 100% de tu tiempo en el negocio, pero hasta entonces, estos son los pasos que te aconsejamos seguir.

Estas las lecciones que hemos aprendido de más de 1.000 expertos en los últimos veinte años.

1. Planifica el negocio, aunque sólo sea un embrión

Debes plantearte tu negocio como un proceso de Planificación, Desarrollo, Verificación, Corrección (si es necesario) y Ejecución.

Hay que armar un buen modelo de negocio.

Hay que poner sobre el papel qué clientes, qué segmentos, qué propuesta de valor, qué canales, qué alianzas clave, qué recursos se necesitan ahora y a medio plazo, y cuál es principal fuente de ingresos que va a tener el proyecto.

Hay que modelizar, sin caer en la parálisis de la planificación de negocio.

Hay aspirantes a emprendedores que dedican demasiado tiempo a planificar y gastan sus energías, antes de arrancar.

Un proceso previo de modelización antes de dejar tu trabajo, un proceso de prueba, te ayuda a cuestionar tu modelo y te permite analizar qué posibilidades tiene de éxito.

2. Asegúrate de que no incumples la política de tu empresa

Los modelos de negocio que mejor funcionan (por supuesto, hay excepciones) para un emprendedor surgen de la experiencia profesional.

Surgen a partir de problemas que se han detectado durante el desempeño diario de su trabajo: han detectado una necesidad en los clientes que no está satisfecha y han encontrado una forma diferente de resolverla.

El problema está en que muchos contratos son muy estrictos en materia de competencia profesional.

Debes asegurarte de leer bien tu contrato y revisar las condiciones de la empresa si vas a entrar en el mismo mercado, aunque no seas competencia directa.

Es motivo de despido procedente.

 

3. No trates a tu negocio como si fuera un hobby

Un negocio no es un hobby.

Un negocio se monta para ganar dinero.

Si no dedicas todavía el 100% de tus esfuerzos al proyecto es porque aún estás validando la idea de negocio, de tu producto o servicio, antes de lanzarte.

Combinar las actividades durante un tiempo te permite hacer una transición suave a la vida de empresario, frente al salto al vacío que supone lanzar un proyecto de negocio propio.

No es un hobby, aunque sólo lo hayas montado para tener unos ingresos extras.

Si no piensas en su desarrollo, va a ser mayor el esfuerzo que el resultado.

4. No te hundas en gastos fijos

Por si no lo sospechabas ya, no necesitas una oficina al lado del Congreso de los Diputados para tu negocio.

Es un gasto fijo innecesario.

Tampoco necesitas gestionar servidores para un millón de usuarios cuando todavía no tienes ni 5.000.

Hasta que no tengas todo funcionando y generando ingresos, no te plantees gastos que desarrollen tu modelo de negocio.

Tienes que ser capaz de discriminar cuáles son las actividades clave para el negocio y cuáles son secundarias.

5. Deberías hacer networking

Mientras el emprendedor está preparando su proyecto, aparte de obtener una formación, tiene que crear, si ya no lo ha hecho, una red de contactos.

Tiene que ir haciéndose su ‘tarjetero’ con toda la gente que vaya conociendo.

¿A qué me refiero? Es muy complicado encontrar proveedores buenos a la primera.

Es muy importante tener experiencia. Y si no la tienes tú, no está de más que la busques.

Y por este motivo, entre otros, es importante tener contacto con otros emprendedores.

Ellos te pueden asesorar en este punto. Hay que aprovechar, sin duda, la red de contactos.

6. ¿Eres pequeño? Aparenta que eres una empresa más grande

Hay ocasiones en las que dejar ver el pequeño tamaño de tu empresa puede ser un obstáculo para crecer.

Las nuevas tecnologías, el mercado de servicios auxiliares y un poco de imaginación te ayudarán a parecer más grande.

7. Saca tiempo de las piedras

Está claro que llevar paralelamente un negocio requiere que trabajes más horas, pero no se trata de una cuestión de número, sino de calidad. Se trata de trabajar más cuando eres más eficiente.

Un truco es empezar el día antes que del horario estándar –en lugar de dedicarle al negocio las últimas horas del día, cuando ya estamos cansados.

Existe una regla tácita en el mundo de los negocios que se basa en no molestar telefónicamente o personalmente hasta las 9:00 de la mañana, así que empieza tu jornada antes de lo habitual y ganarás tiempo sin interrupciones y con una buena concentración, siempre con un buen checklist que te ayude a ganar concentración y enfoque.

Piensa que cada decisión que tienes que tomar y cada distracción compite por recursos en tu cerebro.

El tiempo también tiene un coste de oportunidad, como el dinero.

Si le dedicas tiempo a una cosa, se lo detraes a otra.

El problema de base está en que lo que necesitamos ahora, por lo general, está claro, pero no tenemos tan claras las necesidades que vamos a tener después.

Para ello es importante comparar el tiempo que dedicamos a cada cosa teniendo en cuenta qué obtenemos, qué conseguimos, y a qué se lo estamos quitando exactamente.

Cuando hayas validado tu idea con ventas y necesites dedicarle más tiempo a tu negocio, entonces es hora de plantearte decir adiós a tu trabajo fijo.

 

Deja un comentario